Cazuela de pollo con champiñones, a la crema

Una manera muy delicada de presentar el pollo, ideal para servir con ravioles de verdura o tallarines caseros tanto blancos como verdes.

Ingredientes (4 personas)

1 pollo de 2 Kg
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
7 u 8 ramas de perejil (utilizando solamente las hojas)
5 cucharadas soperas de aceite
Sal
1 lata de champiñones troceados (en Esp. 2 latas, porque son más pequeñas que en Arg. o una bandejita de champiñones frescos)
500 gr. de crema (nata)
3 Planchas de ravioles o ½ kg. de nidos verdes o tallarines verdes frescos

Preparación

Trocear el pollo pero no en cuartos sino de la siguiente manera: cortar las patas (muslos) separadas de los muslos (contra muslos), los muslos separados de la carcasa,  las alas separadas de la pechuga, y la pechuga separada de la carcasa. A su vez cortar la pechuga en cuatro pedazos y la carcasa en dos partes.  Esto porque el pollo debe aparecer en presas chichas. La carcasa, aunque no se sirva al comensal, es bueno cocinarla junto con las demás presas porque es una parte que da muy rico gusto a la cazuela. Una vez trozado el pollo, quitar absolutamente toda la piel y toda la grasa que se pueda.

Picar la cebolla y rehogarla en el aceite mientras se picará el ajo y el perejil bien finito.  Cuando la cebolla empieza a dorarse agregar el ajo y perejil y revolver bien y casi enseguida agregar los champiñones. Si son le lata se dejaran un minuto revolviendo para que tomen el gusto del ajo y perejil y luego se agregará el pollo. Si son frescos habrá que dejarlos cocinar unos cinco minutos antes de agregar el pollo.

El pollo se dejará dorar un poco, dando vuelta las presas paras que se doren de ambos lados pero no mucho. Agregar la sal y agua pero no demasiada si no la suficiente para que el pollo cocine. Cuando el pollo esté cocido debe quedar un poco de jugo pero no demasiado. La crema se agregará cuando ya se va a servir porque se llevará a ebullición para estar seguros que este bien caliente pero no debe cocinarse. En caso de disponer de una crema muy liquida se puede disolver una cucharada de maicena o harina leudante en un poco de leche fría y se agrega a la crema dejándola cocinar un minuto.

Hervir la pasta elegida con sal y cuando está cocida se condimentará con la crema del pollo.

Se llevará a la mesa una fuente con la pasta condimentada con la salsa y una guisera o fuente honda, con el pollo. Se servirá la pasta acompañada de la presa preferida por el comensal.

No se admiten más comentarios