Consejos útiles

  • Cuando usted ha cortado ajo y le quedan las manos con olor al mismo, no tiene que frotarse las manos con jabón sino que tiene que agarrar la hoja de un cuchillo con los dedos y tenerla así agarrada bajo el chorro de agua fría durante 12 segundos. La hoja del cuchillo en contacto con los dedos y el agua fría desodoriza totalmente. Entonces podrá lavarse con el jabón que más le guste
  • Cuando usted cocina una crema pastelera o un postre Royal tanto de vainilla como de chocolate, el mismo, al enfriarse, forma una capa sólida (nata sólida). Podrá evitar que esta capa se forme colocando un film sobre la crema pero de manera que el film quede pegado a la crema misma. Esto debe hacerse enseguida que se sacó del fuego. Cuando la crema esté bien fría y usted retire el film verá que no existe capa sólida
  • Cuando usted cocina una carne o una salsa que lleva vino tinto, a veces suele quedar con un toque de acidez. Eso se debe a que usted no dejó evaporar el vino. Recuerde que después de agregar vino tinto a una carne o una salsa debe dejarse cocinar hasta que el vino se consuma antes de agregar los restantes ingredientes. También debe regularse la cantidad de vino porque cuando se pone demasiado puede distorsionar el gusto deseado. Esto no suele pasar con otros vinos como por ejemplo el vivo blanco o vinos abocados como el Oporto, el Marsala o el Coñac etc.
  • Cuando usted cocina pastas “pasta asciutta” nunca ponga en el agua el chorrito de aceite, considerando la ventaja de evitar que los fideos se peguen. Este es un invento de alguna cocinera impaciente, y hará que luego la salsa no se adhiera con facilidad a la pasta. Para que los fideos no se peguen deben revolverse constantemente con un tenedor, tratando de separarlos, desde el momento que se echan a la olla hasta que levantan nuevamente el hervor. A partir de ese momento ya no se pegarán
  • Cuando usted hace buñuelos use harina leudante porque le absorberán mucho menos aceite. Trate además que la mezcla de harina y agua sea bastante compacta porque eso también colaborará a que los buñuelos no resulten aceitosos
  • Cuando amase para hacer fideos casero nunca use harina leudante ni tampoco harina común 4 ceros. Debe usarse harina común 3 ceros lo mismo que para el pan común, el pan dulce y la empanada gallega, que llevan levadura
  • También para los ñoquis debe usarse harina común 3 ceros. A cuento de los ñoquis suele escucharse, a las supuestas cocineras, decir que los ñoquis se echan a la olla y cuando suben ya están listos. Y eso no es verdad porque cuando los ñoquis suben todavía no llegaron al hervor. Yo les aconsejo que cuando los ñoquis suban esperen que hiervan y cuando eso sucede déjenlos cocinar por lo menos un minuto y pruébenlos porque podría suceder que todavía tuvieran gusto a harina pues depende de esta el punto de cocción requerido
  • Cuando usted tiene que hacer empanadas y quiere hacer la masa en casa, no haga como le indican todas las cocineras que es estirar la masa y luego cortar los discos con un corta pasta. Ese sistema es una historia de nunca acabar porque una vez cortados los discos tiene que juntar los recortes, volverlos a amasar y esperar que se asiente un poco la masa porque si no, no resulta fácil estirarla. En cambio yo he inventado otro sistema. Divida la masa en tantos bollitos iguales (medio kilo de harina da par a l5 o l6 bollitos). Déjelos orear tapados con un repasador y luego estírelos con el palo de amasar y colóquelos uno encima del otro con abundante harina y luego pase a rellenarlos. No mezquine la harina porque total una vez terminado el trabajo la junta toda y la recupera pasándola por un tamiz. De esta manera habrá estirado la masa una sola vez
  • Cuando usted haga una pasta con salsa no cometa el error de poner los fideos colados en una fuente y colocar encima de ellos toda la salsa cual si fuera un adorno. Eso se ve en las más ordinarias fondas. Unos fideos bien condimentados a la italiana deben lucir como de un solo color como que ningún fideo tuviera más salsa que el otro. Para lograr esto debe ponerse en el fondo de la fuente, antes de volcar los fideos colados, la cantidad de salsa suficiente para cubrir este fondo y entonces volcar los fideos de a poco alternando con algunas cucharadas de salsa y al mismo tiempo ir revolviendo los fideos para que estos vayan tomando la salsa. No agregar más salsa que la que corresponda para lograr un buen color uniforme. No olvide que los italianos acostumbran comer fideos con salsa y no salsa con fideos. El único adorno que debe tener esta fuente es una buena espolvoreada de queso rallado de buena calidad
  • Los argentinos tienen la tendencia a comer salsa con fideos y luego recurren al pan para comer la salsa que quedó en el plato. Y eso está mal primero porque se salió de la manera exacta de condimentar los fideos y segundo porque al recurrir al pan para aprovechar la salsa se termina ingiriendo dos clases de hidratos de carbono en una misma comida: el de la pasta y el del pan. Y esto está condenado a muerte por todo nutricionista pues dicen que engorda más un pedacito de pan comido con un plato de fideos que dos platos de fideos comidos sin pan. Por lo tanto NO COMA PAN CON LOS FIDEOS. Téngalo presente cuando va a condimentar los fideos no agregando más salsa de la que corresponde y recuerde que los italiano dicen que cuando en el plato queda salsa, después de haber comido los fideos, significa que los fideos estan muertos porque se ahogaron con la salsa
  • Señora no sea victima del perejil crudo usado como adorno. El perejil es una hierba muy noble que, a diferencia del orégano, es aceptada por cualquier comida o verdura. Pero crudo no aporta ningún sabor agradable, salvo en la salsa vinagreta que va mezclado con aceite y vinagre. No caiga en el error de creer que todas las comidas necesitan un toque verde tanto las saladas como las dulces. No le enchufe perejil crudo a las comidas saladas y las dulces la hojita de menta como solemos ver en televisión Una buena fuente de fideos con salsa espolvoreada de queso rallado no necesita ninguna espolvoreada de perejil crudo para ser dignificada. Como tampoco una linda compotera de frutillas rojas necesita una hojita de menta para lucir más apetitosa
  • Otra aberración que se ve en televisión es la moda de poner las frutillas en las tortas sin quitarles el cabito verde. Debe ser para darle el dichoso toque de color verde que parece que se ha vuelto una obsesión en la cocina argentina. Nunca ponga una frutilla en una comida sin quitarle el cabito porque obligará al comensal a dejar la fruta el plato salvo que se atreva a agarrarla con las manos y arrancárselo o a pedirle a la dueña de casa que le de un cuchillo para cortárselo. Lo cual sería bastante bochornoso pues evidenciaría que el comensal tendría que hacer lo que hubiera debido hacer la anfitriona. Para gobierno del que me está leyendo aclaro que yo veo por televisión programas de cocina de México, de Chile y de España y en ninguno he visto jamás usar las frutillas con el cabito. Pero sí en la Argentina. ¿Tendremos el berretín de ser diferentes (no importa como o a que precio) o seremos estúpidos? ¡Uhm! ¡Que duda!
  • Cuando a usted se le quema una comida en gran forma porque Ud. olvidó que tenía la olla al fuego, tanto si cocinaba salado como dulce (mermelada) no se torture pensando en lo que va a tener que rasquetear la olla o en tirar la olla como se dio en algunos casos. Simplemente lave la olla con detergente tratando de sacar la grasa que pueda haber quedado o pedazos de comida fáciles de despegar y luego cubra lo quemado con lavandina (lejía) y póngala al fuego llevándola a ebullición. Ud, verá como a medida que va hirviendo se va despegando solo todo lo quemado como por arte de magia. En caso que hubiera quedado algún vestigio de la quemadura puede repetir la operación usando nueva lavandina.

Deja un comentario