Matambre de zanahorias

Una variación de matambre  simple pero sabrosa.

Ingredientes

1 Matambre de 1,5 kg
4 zanahorias grandes crudas ralladas
1 ají (pimiento) chico y picado chiquito
1 cebolla chica
3 huevos duros
3 cucharadas soperas de aceite
Sal y pimienta
Queso rallado

Preparación

Limpiar bien el matambre de toda grasa. Emparejar los bordes, lavarlo con agua fría y secarlo bien con un repasador. Estirarlo sobre la mesa y espolvorearlo con sal y pimienta en forma pareja. Doblar el matambre cara con cara y dejarlo reposar en la heladera mientras se hacen rehogar las zanahorias con la cebolla en el aceite.

Colocar sobre la mesada (encimera) un film del tamaño mayor que el matambre. Abrir el matambre sobre el film  y cubrirlo con el pimiento picado, frotando con las manos para que se adhiera. Luego espolvorearlo con queso rallado en forma pareja y cubrir las tres cuarta partes del mismo con las zanahorias rehogadas. Nunca hay que cubrir el matambre en su totalidad porque es conveniente dejar libre una parte para que se adhiera más, al cerrarlo. Espolvorear también las zanahorias con queso rallado y colocar los huevos en fetas, encimando las fetas y puestos en hilera, cerca de la parte que se va a enrollar. Como los huevos no tienen sal es ideal espolvorearlos también con sal y queso rallado.

En cuanto a la manera de colocar los huevos depende del gusto de cada uno. Se pueden poner enteros o cortados al medio apoyando la parte cortada sobre el matambre o cortados en fetas y puestos en hilera encimando las fetas y también picados y esparcidos sobre todas las zanahoria. En este último caso no vale la pena agregar queso rallado puesto que los huevos se mezclan con el que se puso encima de las zanahorias. Esta indicación sobre los huevos es válida para todos los matambres.

Enrollar el matambre, ayudándose con el film, y coserlo bien tratando de cerrar bien las puntas. Atarlo con piolín de algodón y ponerlo a hervir en una olla cómoda con abundante agua, un puñado de sal y tres cubitos (pastillas) de caldo de verdura o, si prefiere, en vez de los cubitos ponga las verduritas del caldo pero yo prefiero los cubitos. Antes de introducir el matambre en el agua pincharlo con una aguja gruesa (por ejemplo una de las de tejer) en varias partes para que haya salida de vapor.

El matambre tardará aproximadamente una hora y media o un poco más pero cada media hora o 20 minutos debe darlo vuelta y agregar agua porque a medida que cuece se va consumiendo el líquido. Para tantear si está cocido pínchelo con un tenedor cerca de una punta.

Cuando está cocido hay que fijarse si está cubierto de caldo. Si se hubiera consumido mucho agregar agua hasta cubrirlo porque debe dejarse enfriar en  el mismo caldo y cuanto mas tapado de líquido mejor porque eso evita que la carne se ponga oscura.

Cuando el matambre está bien frío levantarlo y ponerlo sobre un film. Con unas servilletas de cocina puestas doble o triples tratar de secarlo apretándolo un poco luego envolverlo en el mismo film, cerrando las puntas como si fuera un  caramelo,  y ponerlo en el prensa matambre.  Si no se dispone de este, taparlo con la tabla de picar y poner encima una plancha o una olla con agua. La envoltura de film impide también que la carne se ponga oscura.

El caldo será aprovechable para darle el mismo uso que a cualquier caldo.

No se admiten más comentarios